Saltar al contenido
TUBÉRCULOS

Jengibre para la tos

Aunque a veces la tos no pasa de ser un síntoma leve del resfriado o la gripe, en ocasiones puede convertirse en algo más serio. La tos aguda causa incomodidad, dolor de garganta, dolor de cabeza, dificultad para conciliar el sueño, entre otras molestias. Teniendo en cuenta que la mayoría de los medicamentos convencionales para la tos suelen causar somnolencia, aturdimiento, mareo y visión borrosa, muchas personas prefieren encontrar alivio utilizando remedios caseros. Si ese es tu caso y estás buscando una alternativa natural para tratar la tos, no dejes de probar el jengibre. Con propiedades anti-inflamatorias, antimicrobianas, antitusivas y expectorantes 1 2, la raíz de jengibre puede ser todo lo que necesitas para calentar el cuerpo, limpiar el sistema respiratorio y controlar los espasmos que causan la tos.

Sigue leyendo a continuación para conocer beneficios, usos, recetas populares, consejos útiles y precauciones a tener en cuenta.

Remedio de jengibre para la tos: ¿por qué funciona?

El jengibre es un buen remedio para aliviar y suprimir la tos de manera natural debido a su: 3 4

  • Poder analgésico y anti-inflamatorio. En primer lugar, alivia la sensación de cosquilleo, carraspera e inflamación en la garganta, siendo esta una causa común de la tos incontrolable. Por otro lado, ayuda a calmar el dolor áspero y la irritación resultante.
  • Efecto caliente en el organismo. Los compuestos picantes del jengibre tienen un efecto de calentamiento en nuestro cuerpo, de ahí que ayuden a limpiar y descongestionar el sistema respiratorio; en muchas ocasiones, la principal causante de la tos es la acumulación de moco en los pulmones. El jengibre también es un relajante muscular que puede aliviar los espasmos asociados con la tos intensa.
  • Capacidad para combatir gérmenes. Ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, combate la proliferación de bacterias/virus y promueve la recuperación en casos de resfriado o gripe.
  • Contenido de oleorresina. Además de los principales compuestos medicinales del jengibre, conocidos como gingeroles, shogaoles y zingeronas, la raíz asiática contiene un tipo de aceite esencial muy particular: la oleorresina. La oleorresina ha sido estudiada por su capacidad antitusiva, de ahí que algunos investigadores hayan reconocido su potencial para tratar la tos y otros síntomas acompañantes.

Estas propiedades son efectivas para abordar cualquier tipo de tos, especialmente la tos con flemas y la tos seca.

Específicamente, la tos con flema se puede aliviar tomando té de jengibre varias veces al día. Esto aflojará la congestión y hará que comiences a expulsar el exceso de moco acumulado en el pecho y la garganta rápidamente. Una alternativa al té de jengibre consiste en masticar una rebanada fina de la raíz fresca, repitiendo 2-3 veces al día.

Así mismo, el jengibre es excelente para calmar la tos seca o tos improductiva. A diferencia de la tos productiva, este tipo de tos suele deberse a la contaminación del aire, las infecciones virales, las alergias y la ansiedad. Cuando se tiene tos constante, lo mejor es tomar una infusión tibia de jengibre para disminuir la irritación, bajar la inflamación de las vías nasales y arrastrar posibles gérmenes.

Nota: La tos seca crónica puede ser el signo de una enfermedad seria; si tu tos persiste, acude al médico lo antes posible.

Te puede interesar: 15 Beneficios y Propiedades Curativas del Jengibre – ¿Para Qué Sirve?

¿Cómo se prepara el té de jengibre para la tos?

Beber un té recién hecho es la forma más rápida y efectiva de encontrar alivio cuando la tos no te deja tranquilo. Los 3 ingredientes básicos en la infusión antitusiva de jengibre son:

  • 2 cucharadas de raíz de jengibre fresco rallado, o ½ cucharadita de jengibre seco en polvo
  • El jugo de 1 limón
  • 1 cucharada de miel cruda

Instrucciones

  • Coloca aproximadamente 6 tazas de agua en un recipiente y lleva al fuego para que hierva.
  • Una vez que haya alcanzado el punto de ebullición, apaga el fuego, agrega el jengibre rallado y deja reposar durante 10-15 minutos para que se liberen los compuestos y aceites naturales del tubérculo.
  • Pasado ese tiempo, cuela la infusión mientras la transfieres a otro recipiente, exprímele el jugo de limón, añádele la miel y revuelve muy bien hasta diluir completamente.
  • Sirve y bebe 1 taza de este té caliente, reservando el resto para repetir a lo largo del día.

Una buena recomendación es tomar el té de jengibre, miel y limón siempre antes de dormir, ya que esto ayudará a relajar las vías respiratorias, proporcionará una sensación fresca en el pecho, calmará la tos y la garganta irritada, y permitirá obtener un mejor descanso durante la madrugada.

Muchas personas suelen combinar el jengibre con otras infusiones calmantes, por ejemplo con la manzanilla. Si quieres preparar un té de manzanilla y jengibre para la tos, solo tienes que agregar la manzanilla y 2-3 rodajas finas de jengibre a 1 taza de agua muy caliente; deja reposar durante 5 minutos y bebe mientras todavía esté tibio. El efecto sedante de la manzanilla junto a las propiedades analgésicas del jengibre te ayudará a toser menos y calmará la irritación de la garganta.

Para conocer otras combinaciones populares, visita Té de Jengibre

Otros usos

Aunque el té puede ser la forma de consumo más popular y fácil de preparar, el jengibre también se puede aprovechar de otras maneras para aliviar la tos.

Jarabe de jengibre para la tos

En esta receta estaremos reutilizando los mismos ingredientes de la infusión (miel, jengibre y limón), pero aplicaremos un modo de preparación distinto. El objetivo es obtener una mezcla concentrada que nos ayude a tratar varios síntomas a la vez, no solo la tos.

Necesitaremos:

  • La cáscara de 2 limones (ralladura)
  • ¼ taza de jengibre, pelado y cortado en rodajas (o ½ cucharadita de jengibre molido)
  • 1 taza de agua
  • 1 taza de miel
  • ½ taza de jugo de limón

Instrucciones:

  1. En una cacerola pequeña, combina la ralladura de limón, las rebanadas de jengibre, 1 taza de agua y lleva al fuego para que hierva.
  2. Una vez que alcance el punto de ebullición, baja el fuego a lento y deja cocinar durante 5 minutos; luego retira la cacerola del fuego y deja reposar por 5 minutos más. Ahora cuela la mezcla para retirar los trozos de jengibre y los restos de ralladura de limón.
  3. Enjuaga la misma cacerola y vierte en ella la taza de miel. Lleva a fuego lento para que se caliente, pero no permitas que la miel hierva. A continuación, añade la infusión de jengibre que tenías reservada y el jugo de limón.
  4. Mantente revolviendo esta mezcla hasta que su volumen se haya reducido ligeramente y tenga una consistencia de jarabe espeso. Retira del fuego y deja enfriar.
  5. Por último, vierte el jarabe de jengibre, miel y limón en un frasco limpio de cristal con tapa.

Es aconsejable dejar que el jarabe repose en la nevera durante al menos 24 horas antes de usarlo. Notarás que la acidez del limón puede diluir la miel ligeramente.

Nota: este jarabe tiene una vida útil de aproximadamente 2 meses.

La dosis diaria recomendada es de 1-2 cucharadas; se puede tomar directamente, diluido en una taza de agua tibia o mezclado con té.

Los principales beneficios del jarabe de jengibre para la tos son: 5 6 7

  • La estimulación de las glándulas salivales
  • La liberación de moco a través de las vías respiratorias
  • La acción antibiótica y antiviral sobre el sistema respiratorio
  • El aporte de vitaminas, minerales y antioxidantes que fortalecen el sistema inmunológico

* El consumo de miel no se recomienda en niños menores de 1 año debido al riesgo de botulismo infantil. 8 9

Jugo de naranja con jengibre

Al igual que el limón, la naranja es una fruta cítrica rica en vitamina C y otros antioxidantes que ayudan a elevar nuestra inmunidad y aceleran la recuperación en caso de resfriados y gripes. 10 Beber jugo de naranja con jengibre puede ser una forma cómoda y deliciosa de combatir la tos, especialmente si te resulta difícil tomar infusiones calientes.

Agrega a la licuadora el jugo de 2 naranjas, ½ vaso de agua y 2 rebanadas finas de jengibre fresco pelado; licua hasta desintegrar la raíz completamente y bebe de inmediato. Puedes agregar ½ cucharadita de miel, pero teniendo en cuenta el sabor dulce natural de la naranja, esto no suele ser necesario.

Otra alternativa a esta receta consiste en agregar ½ cucharadita de jengibre en polvo a 1 vaso de jugo de naranja, agitar con una cuchara para mezclar bien y beber al instante.

Caramelos de jengibre para la tos con dolor de garganta

Normalmente los caramelos de jengibre son una golosina muy popular, pero también pueden ser un buen remedio contra la tos seca y constante. Aunque es posible encontrar caramelos de este tipo en farmacias y supermercados, lo más recomendable es preparar tus propios caramelos en casa.

¿Cómo se hacen los caramelos de jengibre para la tos?

Aquí te sugerimos una receta básica, que lleva pocos ingredientes y no requiere mucho tiempo de preparación.

Necesitarás:

  • 1 raíz de jengibre fresco, pelada
  • 1 taza de miel
  • 1 taza de agua
  • El jugo de ½ limón

Instrucciones:

  • Corta la raíz de jengibre en trozos pequeños (1 cm de ancho aproximadamente). Ponlos a un lado por el momento.
  • Coloca la miel, el limón y el agua en una cacerola y lleva al fuego por unos minutos para preparar un almíbar. Revuelve la mezcla y asegúrate de que no se queme.
  • Cuando tengas el amigar listo, agrégale los trozos de jengibre y deja que se cocinen a fuego bajo hasta que se hayan ablandado ligeramente. Revuelve cada pocos segundos.
  • Una vez que el jengibre haya perdido su textura crujiente, retira la cacerola del fuego y deja reposar que la mezcla repose durante toda la noche.
  • A la mañana siguiente, solo debes pasar los trozos de jengibre hacia una superficie sobre papel encerado para que terminen de ponerse duros. Finalmente, almacénalos en un recipiente de cristal que cierre herméticamente.

Puedes chupar o masticar 1-2 caramelos de jengibre durante el día para aliviar la tos y el dolor de garganta. Son una alternativa cómoda, fácil de llevar a cualquier parte y te aseguro que tienen un sabor intenso delicioso.

Artículos recomendados:

Parches de jengibre

Los parches de jengibre son un remedio perfecto para calmar la tos, la congestión y los estornudos tan comunes en los meses de invierno. Aunque se pueden hacer de diferentes maneras, a continuación te recomendamos un método simple para preparar unos parches antitusivos en pocos minutos.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de miel cruda
  • 1 cucharada de jengibre en polvo o jengibre recién rallado
  • 1 cucharada de aceite de coco o aceite de oliva
  • 1 cucharada de harina de trigo

También necesitaras 1 servilleta, gasa y cinta adhesiva o de vendaje.

Pasos:

  1. En un recipiente, combina la miel y la harina para formar una pasta.
  2. Agrega el aceite de coco (o de oliva) a esta mezcla y revuelve hasta integrar completamente. Ahora añade el jengibre y sigue revolviendo para obtener una mezcla homogénea (no debe tener una consistencia líquida, sino pastosa).
  3. Coloca la mezcla en una servilleta extendida y envuelve de forma cuadrada o rectangular. Luego coloca la servilleta dentro de una gasa y envuelve nuevamente para darle una forma de parche.

En este punto, el parche de jengibre ya está listo para ser usado. Lo puedes colocar sobre el pecho o la espalda, sujetándolo a la piel con cinta adhesiva o una venda. Esta alternativa puede ser especialmente útil durante la noche, cuando la tos y la congestión no te dejan conciliar el sueño. El calor natural de la miel y el jengibre hará que tu cuerpo se relaje, te ayudará a respirar mejor y a toser menos durante la madrugada 11 12.

Aunque no es común experimentar efectos secundarios con este remedio, algunas personas pueden presentar una irritación leve en la piel. Si ese fuera el caso, te recomendamos agregar más miel y menos jengibre.

Inhalaciones

Al igual que con el eucalipto, las inhalaciones de jengibre son efectivas para calmar la mayoría de los síntomas del resfriado, incluida la congestión nasal y la tos con flemas. El procedimiento es muy simple pero efectivo; solo tienes que poner a hervir una cacerola de agua, agregar varias rodajas de jengibre fresco y dejar infusionar durante varios minutos antes de comenzar a respirar los vapores.

Es importante mantener la cabeza cubierta con una toalla y pegarse lo más cerca posible de la cacerola para que el vapor no se escape, teniendo cuidado de no quemarse. Inhala profundamente durante al menos 10 minutos para permitir que los aceites aromáticos del jengibre penetren en las vías respiratorias.

Tomar inhalaciones de jengibre 1-2 veces al día es ideal para disminuir la tos, promover la expulsión de flemas, desinflamar y limpiar todo el sistema respiratorio 13.

Masajes con aceite de jengibre

Otra forma de aliviar la tos seca y persistente es aplicar masajes con aceite de jengibre sobre el pecho y la espalda. Una opción rápida podría ser comprar el aceite esencial de jengibre en una farmacia o tienda naturista. En ese caso, se recomienda mezclar 20 gotas de este aceite con 4 onzas de un aceite portador, como el aceite de ricino, de coco o almendras dulces. Revuelve bien para integrar ambos ingredientes, coloca una pequeña cantidad de la mezcla en tu mano y comienza a aplicar masajes suaves en el pecho desnudo. Repite varias veces y deja que los compuestos del jengibre penetren para obtener un alivio rápido de la tos y el pecho apretado 14.

Nota: las mujeres embarazadas o que están amamantando deben evitar el uso de este remedio.

Si no dispones de un aceite comercial, puedes elaborar tu propio aceite de jengibre para la tos en casa.

Necesitarás:

  • Un trozo de jengibre fresco
  • 1 taza de aceite de oliva
  • Un recipiente para horno
  • Un rallador de queso
  • Una gasa limpia

Pasos:

  1. Vierte el aceite de oliva en el recipiente apto para horno.
  2. Ralla la raíz de jengibre pelada, añádela al aceite y mezcla bien.
  3. Lleva el recipiente al horno y deja cocinar a fuego bajo (150 grados Fahrenheit) durante 1 hora.
  4. A continuación, pasa la mezcla a otro recipiente, filtrando con ayuda de una gasa (es importante retirar los restos de la ralladura).
  5. Deja enfriar ligeramente y transfiere el aceite de jengibre a un frasco limpio de cristal.

Si se almacena en un lugar fresco y seco, el aceite de jengibre casero puede durar hasta por 6 meses.

Te puede interesar: ¿Dónde Comprar Jengibre? De Buena Calidad y al Mejor Precio

¿El jengibre se puede usar para aliviar la tos en bebés y niños?

Los síntomas del resfriado, la gripe y las alergias comunes suelen ser devastadores para cualquier adulto, pero sin dudas esto es mucho peor cuando se trata de los niños. El exceso de moco, la tupición, la fiebre y la tos hacen que los pequeños se pongan de mal humor, pierdan el apetito y no logren dormir por la noche.

Muchos padres se preguntan si el uso de remedios caseros tradicionales, como el jengibre, sigue siendo seguro para aliviar la tos en sus hijos. Lo primero que debemos tener en cuenta es que no se recomienda el uso de remedios herbales en bebés y niños sin antes consultar con un médico o pediatra.

En el caso específico del jengibre, al parecer se puede utilizar de manera segura, siempre y cuando se administre en dosis pequeñas. Las propiedades antioxidantes, antibacterianas, antihistamínicas y descongestionantes de esta raíz tuberosa ayudan a fortalecer la inmunidad, alivian la tos y combaten la gripe, sin embargo es importante usarlo de manera correcta, prestando atención a las siguientes recomendaciones:

  • Se debe evitar el consumo de jengibre en infantes menores de 2 años. Según declaraciones del Centro Médico de la Universidad De Maryland 15, en Estado Unidos, el sabor picante y la potencia de algunas de sus sustancias puede resultar muy irritante, e incluso, tóxico para el sistema digestivo en desarrollo de los bebés pequeños.
  • El jengibre crudo es menos caliente y picante que el jengibre seco, de ahí que el primero sea una mejor opción para los niños.
  • Se deben controlar muy bien las cantidades, asegurándose de no exceder la dosis diaria de ¼ de cucharadita de jengibre rallado, ya sea en forma de té o mezclado con las comidas.
  • En caso de usar el jarabe de jengibre para la tos, se recomienda administrar ½ – 1 cucharadita cada 2 horas en niños de entre 2 y 5 años; 1- 2 cucharaditas cada 2 horas en niños de 5 a 12 años y 1- 2 cucharadas cada 4 horas en niños mayores de 12 años.
  • Al aplicar un parche de jengibre para aliviar la tos y descongestionar el pecho, colóquelo durante 2-3 horas y retírelo antes de que el niño vaya a la cama. No se recomienda dejarlo puesto toda la noche.
  • Si un niño está tomando jengibre y muestra signos de alergia en su cuerpo, se debe suspender su uso inmediatamente y consultar al médico.
  • Si su hijo tiene fiebre alta o una tos persistente grave, asegúrese de consultar a un pediatra para descartar una infección grave.

Contraindicaciones y posibles efectos secundarios

El consumo excesivo de jengibre puede causar acidez estomacal y otros trastornos estomacales, como diarreas, náuseas, úlceras. 16

Los compuestos activos de este tubérculo pueden interactuar con varios medicamentos. No tome jengibre para la tos si está usando anticoagulantes, y proceda con precaución si está tomando medicamentos para la hipertensión arterial o la diabetes. 17

El jengibre puede ser irritante para algunas pieles sensibles. Antes de su usar aceite de jengibre para dar un masaje de pecho o aplicar un parche antitusivo, asegúrese de probarlo primero en un área pequeña de piel.

Las mujeres embarazadas o que están amamantando a su bebé deben consumir el jengibre de forma moderada, siempre bajo la aprobación de su médico. Para más detalles, visita Jengibre en el Embarazo.

Seguir leyendo en : Contraindicaciones del Jengibre – Efectos Secundarios y Dosis Correcta

¡Aprende más sobre el jengibre!

(Haz clic en la imagen o el nombre del artículo para leerlo)

Referencias:

  1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK92775/
  2. http://www.ayurvedacollege.com/articles/students/Ginger
  3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4106649/
  4. https://www.rxmed.com/herbal/ginger
  5. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4106649/
  6. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3609166/
  7. https://www.medicalnewstoday.com/articles/283476.php
  8. https://kidshealth.org/en/parents/honey-botulism.html
  9. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3448763/
  10. https://www.sciencedirect.com/topics/food-science/citrus-fruits
  11. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3609166/
  12. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4106649/
  13. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK92775/
  14. https://articles.mercola.com/herbal-oils/ginger-oil.aspx
  15. https://www.umms.org/ummc
  16. https://www.drugs.com/mtm/ginger.html
  17. https://www.webmd.com/vitamins/ai/ingredientmono-961/ginger

Publicado por: Luis F. Leyva. Última revisión: noviembre 10, 2019.

¿Te ha sido de ayuda este artículo?

» Para compartir esta página en las redes sociales, haz clic en alguno de los botones que verás a continuación. ¡Muchas gracias!

¿Tienes alguna pregunta? ¿Te gustaría dejarnos una sugerencia? Escríbeme utilizando el siguiente formulario... ¡Me encantará leerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *