Saltar al contenido
TUBÉRCULOS

Jengibre

Considerado como uno de los ingredientes naturales más versátiles en la cocina y en la medicina casera tradicional, el jengibre se ha convertido en el preferido de muchas personas. Aquí te explicamos todo lo que necesitas saber sobre este tubérculo tan popular, sus propiedades, beneficios para la salud, contraindicaciones, formas de consumo y almacenamiento, entre otros datos de interés.

¿Qué es el jengibre?

El jengibre es una planta tropical que pertenece a la familia de las Zingiberáceas, cuyo nombre científico es Zingiber officinale. El rizoma de esta planta, eso que conocemos como raíz de jengibre, es ampliamente utilizado con fines culinarios y medicinales. Es un tubérculo, similar a la cúrcuma, que se puede aprovechar tanto en su forma natural como en polvo. El sabor ligeramente picante-dulce y las increíbles propiedades curativas que se le atribuyen al jengibre se deben a su principal compuesto activo: el gingerol.

Teniendo en cuenta toda la información que ofrecemos a continuación, se puede resumir que es un vegetal dotado con increíbles propiedades culinarias y medicinales, un producto básico para varias culturas, así como el centro de atención para muchos investigadores y naturistas del mundo.

Propiedades nutricionales del jengibre

Aunque muchas personas usen más la raíz de jengibre por sus propiedades medicinales que por su valor nutricional, no se debe ignorar que este tubérculo es una excelente fuente de ciertas vitaminas y otros compuestos activos. En su estado crudo, el jengibre nos aporta agua (79%), carbohidratos (18%), y en menor cantidad proteínas (2%) y grasas (1%). En una porción estándar de 100 gramos de jengibre podemos encontrar aproximadamente 80 calorías.

Ahora bien, desde el punto de vista nutricional el jengibre es rico en vitaminas como la vitamina C, la vitamina B9, B6 y minerales como el potasio y el magnesio.

Nutrientes esenciales más abundantes en el jengibre:

  • Vitamina C o ácido ascórbico (5 mg o el 6% de la DDR): importante antioxidante que interviene en el desarrollo sano de muchos tejidos en el organismo, en el fortalecimiento del sistema inmune y en la prevención de la formación de radicales libres.
  • Vitamina B9 o ácido fólico (11 mcg o el 3% de la DDR): nutriente crítico para el metabolismo de otros ácidos y aminoácidos en el cuerpo, así como para el desarrollo y la función cerebral.
  • Magnesio (43 mg o 12% de la DDR): mineral esencial para mantener una función nerviosa y muscular saludable.
  • Potasio (415 mg o el 9% de la DDR): contribuye a la función adecuada del sistema digestivo y permite la contracción muscular normal.

Otras vitaminas y minerales presentes en este tubérculo son la vitamina E, vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B5, B6), calcio, hierro, manganeso, zinc, fósforo y sodio.

Compuestos activos:

Hasta el momento se le han identificado alrededor de 115 componentes bioactivos; entre ellos se destacan los gingeroles, los shogaoles y los zingerones, todos muy estrechamente relacionados. La concentración de estos compuestos puede variar dependiendo del estado en que se encuentra el jengibre, por ejemplo:

  • el jengibre crudo contiene altas concentraciones de gingeroles, mientras que el jengibre seco contiene altas concentraciones de shogaoles, pero menos gingeroles.
  • en el jengibre cocido, los niveles de gingerol se reducen significativamente ya que pasan a formar zingerones.

A estos tres compuestos fenólicos se les atribuye la mayor cantidad de beneficios medicinales, comenzando por los gingeroles, luego los shogaoles y los zingerones, siendo estos últimos los menos potentes. Gracias a ellos, el jengibre posee excelentes propiedades anti-inflamatorias, anti-eméticas y anti-espasmódicas.

Para aprovechar todo su valor nutricional se recomienda consumir la raíz cruda, ya que durante la cocción se pueden perder varios de sus nutrientes por la exposición al calor, en especial la vitamina C. La exposición a la luz y el almacenamiento prolongado también afectan las propiedades del jengibre.

¿Para qué sirve el jengibre?

Desde la antigüedad el jengibre ha sido muy utilizado como especia y remedio casero, especialmente en países del sudeste asiático. La medicina tradicional ayurvédica considera al jengibre como una medicina universal, capaz de curar numerosos problemas de salud, por ejemplo los resfriados, la artritis y la migraña. Sin embargo, debido al interés de la ciencia occidental moderna hacia la raíz de jengibre y sus efectos en el organismo, se ha descubierto que el potencial de este tubérculo va mucho más allá.

Los compuestos gingeroles, shogaoles, zingerones y los aceites volátiles presentes en el jengibre son responsables de su aroma y sabor distintivos, así como de sus propiedades medicinales. La concentración de estos compuestos depende fundamentalmente de factores como la geografía, el momento de la cosecha y los métodos de procesamiento.

Usos y beneficios del jengibre: medicina natural

Tiene poder anti-inflamatorio y antioxidante

Podría decirse que el principal beneficio del jengibre es su poder anti-inflamatorio en el organismo. [1] Se ha demostrado que su consumo regular ayuda a disminuir el dolor muscular y la inflamación causada por enfermedades como la artritis y la osteoartritis. Así mismo, el jengibre tiene la capacidad de reducir y prevenir los dolores de cabeza provocados por la migraña, mostrando un efecto similar a algunos medicamentos recetados.

Una teoría detrás de estas propiedades anti-inflamatorias afirma que el jengibre puede inhibir las enzimas pro-inflamatorias COX (ciclooxigenasa) y LOX (lipooxigenasa), lo que conduce a una menor producción de ciertos mensajeros químicos, como LT (leucotrienos), TNF (factor de necrosis tumoral) y PG (prostaglandinas). Se ha observado que, a diferencia de los AINE, el jengibre no parece dañar el estómago ni los riñones, siempre y cuando se consuma en cantidades adecuadas.

Por otra parte, se conoce que el jengibre tiene gran poder antioxidante en el organismo gracias a sus más de 25 compuestos destructores de radicales libres. Esto lo convierte en un arma poderosa contra el desarrollo de procesos infecciosos y enfermedades crónicas.

Alivia las náuseas y la enfermedad del movimiento

El jengibre tiene propiedades antieméticas que sirven para controlar las náuseas y vómitos. Se ha observado que puede inhibir los receptores de serotonina, ejerciendo efectos anti-náuseas tanto en el cerebro como en el intestino. Las personas que padecen de mareos frecuentes, las mujeres embarazadas y los pacientes que han recibido quimioterapia pueden beneficiarse de estas propiedades. Además el jengibre suele ser un buen remedio casero para quienes sufren la enfermedad del movimiento o cinetosis. [2]

Mejora los procesos digestivos

El uso del jengibre para aliviar los malestares estomacales y procurar una buena digestión data desde hace varios siglos atrás. Su efectividad como remedio digestivo se debe a sus metabolitos, que tienden a acumularse en el tracto gastrointestinal; de esta forma pueden aliviar cualquier síntoma de dolor y dispepsia estomacal. Entre sus principales beneficios se encuentran:

  • Puede calmar las contracciones en el estómago excesivamente activo, permitiendo que su contenido ingrese a los intestinos y disminuyendo la acidez estomacal.
  • Promueve la eliminación de gases, mejora la flora intestinal y alivia la sensación de hinchazón.
  • Protege el revestimiento del estómago y evita la formación de úlceras estomacales.
  • Gracias a su poder anti-bacteriano, puede ayudar a destruir ciertos patógenos, como el H. pylori, el cual se conoce como una de las principales causas de gastritis y úlceras estomacales.
  • Favorece la digestión de las proteínas gracias a su contenido de la enzima llamada zingibaína.

En resumen, el jengibre está considerado como un poderoso remedio antiespasmódico, antiemético y anti-ulceroso. [3]

Regula la presión arterial y baja los niveles de colesterol

Algunas investigaciones han revelado que el jengibre puede actuar de manera similar a los bloqueadores de los canales de calcio, aunque de manera mucho más débil. Si se consume durante varios meses, el jengibre puede promover la relajación del músculo liso, hacer que los vasos sanguíneos sean más elásticos y favorecer la circulación. También puede disminuir la presión arterial al prevenir la formación de coágulos sanguíneos en las arterias y los vasos sanguíneos; los coágulos pueden restringir o evitar que la sangre fluya a través del sistema circulatorio, conduciendo a la hipertensión y a un mayor riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. [4]

Otro beneficio relacionado con los niveles normales de presión arterial y la buena salud cardíaca es la capacidad del jengibre para reducir los niveles de colesterol malo y triglicéridos en la sangre. El consumo regular de este tubérculo reduce la producción de colesterol en el hígado y promueve su eliminación a través de la excreción biliar/fecal.

Alivia la tos, el dolor de garganta y otros síntomas del resfriado

El jengibre es uno de los remedios caseros más utilizados para reducir la tos, especialmente la tos causada por el resfriado común. Se cree que este efecto se debe a la acción de sus aceites esenciales, numerosos antioxidantes y a la oleorresina. La oleorresina es un compuesto conocido por sus propiedades antitusígenas, lo que significa que puede aliviar y suprimir la tos.

También es una excelente alternativa para calmar la garganta irritada, ya que tiene efecto anti-inflamatorio, anti-bacteriano y estimula la secreción de moco. Su uso diario durante un episodio de gripe o infección puede eliminar los gérmenes responsables del dolor y la irritación en la garganta.

Una de las mejores opciones para aprovechar las bondades del jengibre es beber té de jengibre con miel y limón. Su consumo varias veces al día aliviará la tos y el dolor de garganta, promoverá la sudoración, combatirá los gérmenes infecciosos y ayudará a expulsar cualquier mucosidad. En resumen, el jengibre es un aliado en el tratamiento natural de condiciones respiratorias como el resfriado, la gripe, la bronquitis y el asma.

Más información sobre este tema en: Jengibre para la Tos: Cómo se Usa (Té, Jarabe), Contraindicaciones y Dosis

Disminuye el riesgo de desarrollar cáncer

El desarrollo de las células cancerígenas está relacionado con la presencia de procesos inflamatorios y el estrés oxidativo en el organismo. Es por esto que se cree que las propiedades antiinflamatorias y antioxidantes del jengibre pueden tener un papel en la prevención del cáncer. Algunos estudios muestran que las personas que viven en los países del sudeste asiático tienen una menor incidencia de ciertos cánceres, en comparación con las personas en el mundo occidental. Otras investigaciones más avanzadas afirman que el jengibre inhibe el crecimiento de las células cancerosas que conducen al cáncer colorrectal y de ovario en los humanos, sin llegar a causar la resistencia celular que suele ocurrir en algunos casos tratados con la quimioterapia. [5]

Ayuda a adelgazar

Varios estudios han profundizado en la conexión que existe entre los compuestos del jengibre y la pérdida de grasa. De forma general, hay 4 aspectos que convierten al jengibre en un suplemento natural que puede ayudarnos a adelgazar de forma más rápida.

  • Sensación de saciedad: el jengibre funciona como un supresor del apetito, ya que promueve una sensación de saciedad más duradera.
  • Efecto termogénico: esto significa que aumenta la temperatura del cuerpo y acelera el metabolismo; por lo tanto hará que quememos mayor cantidad de grasas.
  • Reducción del cortisol: el jengibre suprime la liberación del cortisol. El cortisol es una hormona esteroidea necesaria para la regulación y movilización de la energía, pero en casos de estrés crónico sus niveles pueden aumentar demasiado, haciendo que la grasa se mueva hacia el área visceral y se produzca un aumento significativo de peso.
  • Mejora de la digestión: este tubérculo tiene un efecto beneficioso en nuestro sistema digestivo; evita las indigestiones frecuentes, previene la distensión abdominal, regula y mejora el movimiento de los alimentos a través del estómago y los intestinos.

El método más popular para adelgazar con jengibre es beber té de raíz de jengibre y limón, comenzando en ayunas y repitiendo al menos otra vez a lo largo del día. Para más detalles visita: Jengibre para Adelgazar: Beneficios, Forma de Uso y Contraindicaciones.

Actúa como afrodisíaco natural

Varios estudios y publicaciones enumeran a la raíz de jengibre como uno de los mejores afrodisíacos. [6] Se dice que actúa como “estimulante natural de la libido”,  al aumentar el flujo sanguíneo, elevar los niveles de testosterona e inspirar una sensación de alivio y bienestar general. De hecho, es un elemento citado en el libro Kama Sutra por su capacidad para “aumentar los anhelos lujuriosos”. Los investigadores opinan que todavía deben reunirse más evidencias para confirmar el poder afrodisíaco del jengibre.

Previene el desarrollo de varias enfermedades en los hombres

Debido a sus propiedades más importantes, es decir anti-inflamatorias y anti-oxidantes, el jengibre se ha convertido en el protagonista de muchos estudios y ensayos clínicos. Esto ha permitido vincularlo con la prevención de ciertas enfermedades, que específicamente afectan más al hombre.

Una de ellas es el cáncer de próstata; tras añadir extracto de jengibre a una variedad de células de cáncer de próstata, los investigadores descubrieron que el jengibre inhibe el crecimiento celular y promueve la muerte de estas células malignas, sin causar toxicidad en los tejidos normales.

Por otra parte, se ha comprobado que el jengibre ayuda a tratar la infertilidad masculina y la disfunción eréctil. Además de su contenido de potasio, magnesio y otros minerales, el jengibre también contiene manganeso, un mineral esencial para la salud neurológica. Al ayudar a formar la hormona sexual testosterona y desencadenar su liberación, el manganeso es un elemento clave para el impulso sexual y la producción de esperma. Aunque la deficiencia de manganeso no es un problema común, se sabe que puede provocar infertilidad y trastornos eréctiles en el hombre.

El jengibre también ha mostrado potencial en la prevención del cáncer de colon o cáncer colorrectal, una condición más frecuente en los hombres que en las mujeres. Un estudio afirmó que el gingerol puede ayudar a tratar y prevenir este tipo de cáncer. Otros ensayos clínicos posteriores han seguido explorando el uso del jengibre en la prevención química del cáncer de colon.

Por su contenido de magnesio y manganeso también se ha planteado que el consumo regular de jengibre ayuda a regular los niveles de azúcar en hombres diabéticos.

Favorece el aspecto juvenil y la buena salud de la piel

La acción antiinflamatoria, antibacteriana y antioxidante del jengibre son razones más que suficientes para incluirlo en una rutina de cuidado de la piel y el cabello. Consumir jengibre o aplicarlo de forma tópica frecuentemente puede ayudar a mantener la piel clara y libre de imperfecciones, a combatir la decoloración, la flacidez y el envejecimiento, así como a aliviar la inflamación, el enrojecimiento y la infección causados por el acné. Así mismo, se puede usar en forma de mascarilla capilar para acelerar el crecimiento del pelo, fortalecerlo y combatir su caída. Más detalles en: Jengibre para el Cabello (Beneficios, Formas de uso y Recetas efectivas) 

Usos y beneficios del jengibre: condimento en la cocina

El jengibre fresco es una excelente manera de agregar sabor a numerosos comidas y recetas. A menudo se asocia con la cocina asiática, donde se usa comúnmente en salteados, pero lo cierto es que ya se ha extendido a todo el mundo. Su sabor picante resulta delicioso en bebidas, sopas, productos horneados, adobos, carnes y postres. Para uso culinario, el jengibre se puede utilizar seco o fresco, pero la raíz fresca tiene mucho más sabor y contiene niveles más altos de gingeroles.

¿Cómo tomar el jengibre?

El jengibre es un tubérculo muy versátil, ya que se puede utilizar de muchas maneras. Tanto el jengibre crudo como el jengibre en polvo pueden incluirse en comidas, infusiones y suplementos. Una sugerencia muy importante es que a la hora de elegir, siempre será mejor el jengibre crudo y fresco porque conserva intactas todas sus propiedades.

Té de jengibre

Beber té de jengibre tiene muchos beneficios para nuestra salud, principalmente debido a sus efectos antiinflamatorios y antieméticos, lo cual es el resultado de una alta concentración de gingeroles y shogaoles. Tal vez el uso más popular y conocido del té de jengibre es el tratamiento de problemas digestivos, pero también puede tomarse para aliviar malestares menstruales y los síntomas del resfriado, así como para promover la pérdida de peso.

Cómo preparar té o infusión de jengibre

  • Coloca un trozo de raíz de jengibre fresco picado en rodajas finas, en trocitos o molido, dentro de una taza. En caso de utilizar jengibre en polvo, agrega una cucharadita del mismo.
  • A continuación, vierte agua caliente sobre el jengibre hasta llenar la taza.
  • Deja reposar durante 5-6 minutos para que se liberen los compuestos naturales.
  • Bebe mientras aún está tibio. Puedes agregar unas gotas de miel o stevia para endulzar.

Nota: las mujeres embarazadas no deben tomar té de jengibre sin antes consultar a su médico.

Para conocer en detalle los beneficios del té de jengibre, así como su forma de uso correcta y combinaciones populares con otros ingredientes visita: Té de Jengibre: Propiedades, Combinaciones Populares (Limón, Canela, Miel, etc.) y Más.

Comidas: el jengibre como ingrediente en diferentes platos

Tanto el jengibre crudo como el jengibre en polvo se pueden agregar durante la elaboración de diferentes  platos, especialmente en la cocina asiática. Su sabor dulce-picante aporta un toque distintivo en sopas, carnes, ensaladas e incluso postres. Definitivamente es un alimento exótico que debemos incluir en nuestra dieta.

Nota: debido a la intensidad del sabor, es importante controlar la cantidad de jengibre que añadimos a las comidas para que no sobresalga demasiado.

  • Sopas. A la hora de condimentar sopas, el jengibre fresco rallado o molido es una excelente opción. Aporta gran sabor a las sopas de pollo, de pescado, de vegetales, de miso y a las sopas cremosas de invierno.
  • Pescados. Para muchas personas el jengibre es un básico al condimentar pescados y mariscos. Su sabor picante va muy bien para los pescados de carne blanca (tilapia, merluza, lenguado), especialmente cuando se prepara una ralladura de jengibre con limón y cilantro fresco.
  • Ensaladas. Añadir un poco de jengibre rallado o jengibre en polvo a una ensalada mixta de vegetales frescos es una buena forma de aportar más sabor y picor a las comidas. Lo más recomendable es agregar el jengibre en un aderezo previamente preparado, y no sobre la ensalada de forma directa. Esto se debe a que su sabor puede resultar muy fuerte y alterar el paladar de algunas personas. Un buen ejemplo puede ser la mezcla de jengibre molido con aceite de oliva, mostaza, miel y limón.
  • Salteado de vegetales. Cualquier salteado de verduras puede quedar más sabroso si le agregamos jengibre y le aportamos ese sabor exótico de la comida oriental. Una combinación excelente para comer puede incluir brócoli, champiñones, zanahoria, cebolla y raíz de jengibre finamente rayado.
  • Dulces. El jengibre funciona de maravilla para los postres horneados, por ejemplo tortas, biscochos, panes y galletas. Pero también podemos incluirlo en caramelos, helados y cremas. Sin duda, uno los postres con jengibre más populares y fáciles de hacer son las galletas, sobre todo las galletas típicas de navidad.

Agua de jengibre

El agua de jengibre es sumamente fácil de preparar, sirve como complemento durante cualquier plan de dieta y actúa como bebida refrescante en un día caluroso. Se dice que beber agua de jengibre como agua común puede ayudar en el tratamiento de muchas condiciones de salud.

Jugos de jengibre

El jugo de raíz de jengibre es fácil de mezclar con otras frutas y verduras para elaborar potentes jugos naturales. Además es una forma más divertida de aprovechar los beneficios saludables de este tubérculo tan especial. Se ha demostrado que tomar jugo de jengibre reduce la inflamación en el cuerpo, alivia las migrañas y el dolor de osteoartritis, favorece la quema de grasas y nos protege con su efecto antibacteriano, antiparasitario y antifúngico.

Extracto de jengibre

El extracto o tintura de jengibre es una preparación muy útil que ofrece muchos beneficios para la salud, pero siempre debe usarse con precaución. Entre los principales usos del extracto de jengibre se encuentran el tratamiento de la artritis y las migrañas por su poder antiinflamatorio, y el alivio de las náuseas, los vómitos y otros problemas digestivos gracias a su efecto antiemético / antiespasmódico.

Aceite de jengibre

Al igual que otras formulaciones de jengibre, el aceite que se obtiene de esta raíz tiene varios beneficios saludables. Generalmente se utiliza por vía oral para tratar problemas gastrointestinales, dolores de cabeza, migrañas y náuseas. El aceite de jengibre no suele usarse por vía tópica porque puede causar irritación en la piel, no obstante puede tolerarse mejor si se diluye antes de su aplicación.

Varias investigaciones científicas han corroborado algunos de los beneficios del aceite de jengibre. Estos estudios sugieren que el consumo regular de aceite de jengibre puede ayudar a reducir el estrés oxidativo, las úlceras gástricas y los procesos inflamatorios en el organismo.

El aceite de jengibre se puede obtener en casa fácilmente, solo se necesita un poco de tiempo y paciencia.

Cápsulas de jengibre

Las cápsulas de raíz de jengibre son otra forma de dosificación disponible para tomar el jengibre y aprovechar sus beneficios. Se consideran una opción más eficaz para controlar la dosis que ingerimos. Muchas personas han encontrado alivio de sus problemas gastrointestinales, dolores de cabeza, migrañas o artritis después de tomar suplementos de jengibre.

Las cápsulas de jengibre se encuentran disponibles en farmacias y tiendas naturistas, pero algunos prefieren elaborar sus propias cápsulas para garantizar la calidad y la dosificación adecuada.

Pastillas y tabletas de jengibre

Las píldoras y tabletas de jengibre son muy recomendadas para reducir cualquier inflamación, dolor, así como la sensación de náuseas y vómito. Muchas personas este suplemento para aliviar dolores de cabeza, migrañas, dolores de artritis, mareos y náuseas relacionadas con el embarazo, entre otras condiciones.

Algunos estudios sugieren que tomar pastillas de jengibre puede servir como tratamiento preventivo contra ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, además de regular los niveles de azúcar en sangre en pacientes diabéticos.

Uno de los principales beneficios de estos suplementos es que, dependiendo de su fabricación, pueden descomponerse gradualmente, lo cual reduce la posibilidad de sentir malestar estomacal en algunas personas. En adición son muy duraderas, su vida útil puede extenderse de 2 a 3 años.

Contraindicaciones

La mayoría de los especialistas, herbolarios y naturópatas coinciden en que el jengibre debe usarse de forma regulada. Aunque este tubérculo proporciona numerosos beneficios para la salud, su uso excesivo puede tener consecuencias negativas en determinadas personas.

De forma general, el jengibre está contraindicado en:

  • Niños: no es recomendable el consumo regular del jengibre en niños, especialmente en niños menores de 6 años, pero puede usarse de forma controlada en niños mayores y adolescentes.
  • Personas con alergias conocidas al jengibre (inflamación de la lengua y los labios, reaccion alérgica en la piel)

Se debe consumir con cautela, de forma moderada y bajo supervisión médica en los siguientes casos:

  • Mujeres embarazadas: existe cierta controversia en cuanto al uso del jengibre durante el embarazo. Aunque muchas mujeres lo han usado de forma segura para controlar las náuseas y vómitos matutinos, los investigadores advierten que puede ser peligroso en esta etapa si se consume de forma excesiva. El consumo excesivo de jengibre puede afectar los niveles de hormonas sexuales, elevar el riesgo de aborto involuntario, sangrado vaginal anormal, contracciones uterinas, mala absorción de ciertas vitaminas y minerales como el hierro, entre otros efectos. Es importante consultar al médico antes de tomar jengibre en el embarazo, y sobre todo evitarlo durante las últimas semanas de gestación. Más; Jengibre en el embarazo – Beneficios, Contraindicaciones, Dosis.
  • Durante la lactancia: esta es otra de las contraindicaciones del jengibre de la cual no se tiene suficiente información, pero como medida de seguridad es mejor evitar o reducir su uso mientras se está amamantando al bebé.
  • Personas con trastornos hemorrágicos o que toman medicamentos para la coagulación sanguínea: tomar jengibre en estos casos puede aumentar el riesgo de sangrado, pues se ha comprobado que sus compuestos aceleran y aumentan la actividad circulatoria en el organismo. Además impide la coagulación normal de la sangre en algunas personas.
  • A pesar de que beber té de jengibre puede ser muy útil para aliviar los dolores pélvicos y la inflamación durante la menstruación, tampoco se recomienda para aquellas mujeres que presentan sangrado menstrual muy abundante y prolongado.
  • Personas con problemas inflamatorios y / o úlceras: las personas que tienen algún trastorno inflamatorio en el intestino, úlceras o bloqueo en las vías intestinales, probablemente experimenten reacciones adversas si usan el jengibre fresco de manera excesiva.
  • Personas que sufren de cálculos biliares: debido a que el jengibre aumenta la producción de bilis, su uso no está recomendado para las personas con tendencia a desarrollar cálculos biliares.
  • Pacientes en espera de una cirugía: un estudio sugirió que tomar jengibre varios días antes de tener una cirugía puede aumentar el riesgo de hemorragia en el organismo. Como medida de seguridad se recomienda no consumirlo durante 15 días antes o después de un procedimiento quirúrgico.
  • Pacientes diabéticos: las personas que tienen diabetes y siguen un tratamiento médico no deben consumir jengibre sin antes consultarlo con el médico. Téngase en cuenta que los compuestos del jengibre pueden aumentar los niveles de insulina y / o disminuir los niveles de azúcar en la sangre, de ahí que sea un buen remedio natural para controlar la diabetes tipo 2; pero su uso continuado puede provocar la necesidad de hacer un cambio en la dosis del medicamento debido al riesgo de sufrir hipoglucemias. Tomar jengibre sin consultar a un médico en estos casos puede ser contraproducente.
  • Pacientes con problemas cardíacos: consumir altas dosis de jengibre puede empeorar algunas condiciones del corazón. Su uso frecuente ha sido asociado con un mayor riesgo de arritmias cardíacas e incluso de infarto en algunas personas.
  • Personas bajo ciertos tratamientos médicos: una de las contraindicaciones más importante del jengibre en su interacción con varios fármacos. Los pacientes que usan betabloqueantes, anticoagulantes, medicamentos insulínicos, barbitúricos y las personas que siguen la terapia anti-plaquetaria deben evitar el jengibre.

Efectos secundarios

Sin dudas el jengibre es un tubérculo muy beneficioso y especial dentro de la medicina natural y la rama culinaria, pero consumirlo en exceso puede ser peligroso. Como regla general, los expertos recomiendan una dosis máxima de 4 gramos de jengibre por día (de 250 a 1000 mg de jengibre, 1-4 veces al día). Cuando una persona sobrepasa esta dosis puede experimentar efectos secundarios adversos.

Además se debe tener en cuenta que el jengibre puede interactuar con otras hierbas, suplementos y medicamentos.

Los efectos secundarios confirmados del jengibre: En caso de consumir cantidades elevadas de jengibre regularmente, la persona puede experimentar gases, acidez estomacal, náuseas, hinchazón, ardor de estómago, eructos, diarreas e irritación de la boca. Irónicamente, en condiciones normales el jengibre es un remedio natural excelente para aliviar o evitar varias de esas mismas molestias.

Es necesario señalar que la mayoría de esos efectos secundarios están asociados con la ingesta de altas dosis de jengibre seco. Estos síntomas se pueden evitar al consumir una dosis adecuada de jengibre crudo en infusiones, con los alimentos o en forma de suplementos de jengibre.

Los efectos secundarios no confirmados del jengibre: Aún existe un debate abierto sobre los efectos del jengibre en el embarazo. Algunos investigadores han mencionado que su uso puede elevar el riesgo de pérdida embrionaria temprana, mientras otros aseguran que el jengibre puede utilizarse para aliviar la gravedad de las náuseas y los vómitos durante el embarazo sin consecuencias adversas para el desarrollo fetal. Todavía se necesitan más evidencias para obtener un criterio definitivo, pero como medida de seguridad se recomienda que las mujeres embarazadas no consuman más de 1 gramo de jengibre por día.

Imágenes del jengibre

(Haz clic en la imagen para verla en tamaño completo)

Preguntas frecuentes sobre el jengibre

¡Aprende más sobre el jengibre!

(Haz clic en la imagen o el nombre del artículo para leerlo)

¡Aprende más sobre los tubérculos!

(Haz clic en la imagen o el nombre del tubérculo para conocerlo en detalle)

¿Te ha sido de ayuda este artículo?

Por favor ¡Regálanos 5 estrellas!

4.8 (96.67%) 6 votes