Saltar al contenido
TUBÉRCULOS

Yacón

Conoce a continuación qué es el yacón, cuáles son sus características, propiedades nutricionales, beneficios para la salud, la mejor forma de consumirlo y otros datos curiosos sobre este tubérculo.

¿Qué es el yacón?

El yacón es un tubérculo comestible originario de América del Sur. Su apariencia es similar a la de una batata, está cubierto por una piel áspera, semi-gruesa y de color rojo-marrón. La carne del yacón es de color beige-naranja, tiene textura jugosa-crujiente y un sabor dulce que recuerda a otros alimentos, como la jícama, la manzana, la sandía, la pera y el apio.

Algunas variedades de yacón pueden tener piel y carne de color púrpura, rosado, rojo, naranja o amarillo, además de presentar ligeras diferencias en su sabor.

Características y datos curiosos

  • El yacón es originario de América del Sur, donde fue una importante fuente alimenticia para los pueblos indígenas durante más de mil años.
  • El consumo del yacón casi se detuvo por completo después de la invasión española, sin embargo ha vuelto a ganar popularidad como endulzante dietético, sobre todo en Perú y Japón.
  • Este tubérculo se puede comer cocido o crudo; por lo general se usa para hacer jugos, almíbares, se tuesta, se hornea e incluso se fríe de forma similar a la patata.
  • La planta del yacón está emparentada con la planta del girasol y el topinambur; crece de forma silvestre en países como Colombia, Ecuador y Perú.
  • El sabor dulce de esta raíz comestible proviene de su alto contenido de fructooligosacáridos.
  • La palabra yacón significa “raíz acuosa”.
  • Además de ser una fuente de alimento, muchas culturas han usado el yacón como parte de su medicina tradicional.
  • Las grandes hojas del yacón son muy utilizadas para envolver ciertos alimentos durante la cocción.
  • Se han encontrado restos de yacón en tumbas precolombinas en el Perú.

Propiedades nutricionales del yacón

Los tubérculos del yacón están compuestos principalmente de inulina, fructooligosacáridos y agua. Eso lo convierte en un alimento extremadamente bajo en calorías, y significa que la mayoría de sus azúcares no son digeribles por el cuerpo humano (pasan a través del sistema digestivo, proporcionando sensación de plenitud sin agregar calorías o transformarse en glucosa).

Aunque el yacón no es una fuente considerable de vitaminas y minerales, sí ayuda al cuerpo a mejorar la absorción de estos componentes a partir de otros alimentos. Sus nutrientes más destacables son la fibra, vitaminas como la vitamina A, la vitamina B1, la vitamina B2 y la vitamina C, y minerales esenciales como calcio, hierro, potasio, magnesio y fósforo.

¿Para qué sirve el yacón? Beneficios y usos

  • Ayuda a prevenir y tratar la diabetes. Según un estudio publicado en Clinical Nutrition, el jarabe de yacón puede ser efectivo para disminuir los niveles de azúcar en la sangre.1 La dulzura del yacón proviene de compuestos llamados fructooligosacáridos, los cuales son dulces como el azúcar, pero a diferencia de esta no contribuyen a aumentar los niveles de glucosa en sangre. Dicho estudio reveló que el jarabe de yacón ayudó a mejorar la resistencia a la insulina en personas diabéticas, así como a controlar el apetito y promover la pérdida de peso. Se ha observado que los yacones tienen un efecto inhibidor sobre la enzima a-glucosidasa, que desempeña un papel importante en el metabolismo del azúcar. Por todo lo anterior, actualmente el yacón está considerado como un suplemento dietético para el tratamiento natural de la diabetes.
  • Favorece la pérdida de peso. Los fructooligosacáridos (FOS) del yacón no son digeridos por nuestro sistema digestivo, de ahí que su consumo no agregue calorías prácticamente. Por el contrario, estos compuestos sirven de alimento para las bacterias intestinales y liberan ácidos grasos de cadena corta que tienen propiedades anti-obesidad. Los FOS también son útiles para controlar el apetito y favorecer la pérdida de peso, ya que reducen la liberación de grelina (hormona del hambre).
  • Es rico en antioxidantes (prevención del cáncer). Los radicales libres que se forman constantemente en nuestro cuerpo dañan las células y su ADN, acelerando el proceso de envejecimiento y causando enfermedades que amenazan la vida, como el cáncer. Es por eso que el consumo regular de antioxidantes a través de la dieta es fundamental, ya que nos ayudan a neutralizar el efecto de los radicales libres y a prevenir numerosos problemas de salud.
  • Tiene efectos antiinflamatorios. Las hojas de yacón contienen compuestos con efecto antiinflamatorio, por eso se han usado tradicionalmente para aliviar afecciones como el dolor en las articulaciones, la artritis y la gota. Varios estudios ya han confirmado las propiedades antiinflamatorias del extracto de las hojas y los tubérculos de yacón.2
  • Mejora la salud digestiva. Los fructooligosacáridos y la inulina abundantes en el yacón son compuestos prebióticos, es decir, sirven como fuente de alimento para las bacterias intestinales que mantienen la buena salud y el funcionamiento del sistema digestivo. Comer yacón mejora los movimientos intestinales, previene el estreñimiento, mejora la absorción de minerales y acelera el metabolismo. En resumen, esta raíz tuberosa de los Andes es un buen alimento prebiótico.
  • Promueve la salud del corazón. Varios estudios realizados en pacientes pre-hipertensos revelaron que el consumo de yacón les ayudó a reducir el colesterol LDL, los triglicéridos y la presión sistólica/diastólica, de ahí que también sea un buen alimento para prevenir las enfermedades cardiovasculares.
  • Favorece el funcionamiento saludable del hígado. La investigación científica ha observado que la combinación de yacón, maca y silimarina (un componente activo que se encuentra en el cardo mariano) es eficaz para reducir los niveles de colesterol y prevenir la acumulación de grasa en el hígado, promoviendo así el funcionamiento adecuado de este órgano.3 Las propiedades antioxidantes del yacón también protegen a las células hepáticas contra la oxidación.
  • Mejora la densidad ósea. El jarabe de yacón tiene el potencial de aumentar la densidad ósea al mejorar la absorción de minerales como el calcio y el magnesio, que son esenciales para el crecimiento y desarrollo de huesos saludables. Se dice que el consumo regular de yacón puede evitar la aparición de afecciones como la osteoartritis, la osteoporosis y la escoliosis.
  • Tiene propiedades diuréticas. Este tubérculo aumenta la producción y frecuencia de micción, por tanto nos ayuda a expulsar más toxinas y previene condiciones como los cálculos renales y las infecciones del tracto urinario.
  • Previene la anemia. La deficiencia de hierro (mineral que interviene en la producción de hemoglobina) es la principal causa de anemia. Comer yacón es una alternativa sabrosa y saludable que nos permite incrementar la ingesta de hierro y evitar el desarrollo de la anemia.
  • Aumenta la fertilidad masculina. Un estudio reciente demostró que el ácido clorogénico presente en el extracto de yacón tiene actividad espermatogénica (mejora la producción de espermatozoides) al prevenir la degradación de la testosterona.4 El yacón puede utilizarse en forma de extracto o suplemento para tratar la infertilidad masculina.
  • Tiene propiedades antimicrobianas. Las hojas de la planta del yacón contienen fitonutrientes de naturaleza antimicrobiana, de ahí que se utilicen tradicionalmente como remedio anti-fúngico y antibacteriano.

¿Cómo consumir el yacón?

En su región nativa, la raíz de yacón se suele consumir en su forma natural, es decir cruda, debido a su sabor agradable y dulce; simplemente se pela el tubérculo y se come.

Pero también se puede cocinar; su dulzura suave lo hace compatible con otros sabores diferentes, e incluso puede permanecer relativamente firme y crujiente después de una larga cocción. El yacón se puede consumir frito, en sopas, guisos o asados, y se puede utilizar como sustituto total o parcial de la manzana en los postres.

En los lugares donde no están disponibles los tubérculos frescos, el yacón se puede encontrar en forma de polvo, chips secos, suplementos, cápsulas, bolsitas de té y jarabes.

  • Polvo. El yacón en polvo se puede agregar a los jugos o a los productos horneados para aumentar su contenido de fibra y reducir la ingesta de azúcar.
  • Seco. El yacón seco se puede comer como refrigerio para mejorar la digestión y reducir los antojos por otros alimentos.
  • Cápsulas. Los suplementos o cápsulas de yacón se pueden utilizar para regular el azúcar en sangre o con fines digestivos.
  • . Esta es otra forma popular de consumir yacón para mantener el azúcar controlada y mejorar las digestiones.
  • Jarabe o extracto. El jarabe de yacón es un buen sustituto del azúcar, siendo muy beneficioso para pacientes con diabetes.

Receta de guiso de lomo y yacón:

Imágenes del yacón

(Haz clic en la imagen para verla en tamaño completo)

Preguntas frecuentes

¡Aprende más sobre los tubérculos!

(Haz clic en la imagen o el nombre del tubérculo para conocerlo en detalle)

Fuentes:

Referencias:

  1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3671746/
  2. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0102695X13700656
  3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18054420
  4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3762319/