Saltar al contenido
TUBÉRCULOS

Contraindicaciones del ajo

El ajo es un ingrediente de uso común, tanto en la cocina como en la medicina tradicional. Cuando se consume de forma moderada, ya sea como parte de la alimentación, como suplemento o remedio natural, es poco probable que el ajo cause efectos secundarios; aun así, es importante señalar que su consumo regular o excesivo puede estar contraindicado en algunos casos.

Sigue leyendo a continuación para conocer todos los detalles sobre el tema: posibles contraindicaciones, efectos adversos más comunes, interacciones y dosis recomendadas.

Contraindicaciones y efectos secundarios del ajo

Los efectos secundarios más frecuentes que suelen experimentar las personas que comen o toman ajo todos los días son el mal aliento y el fuerte olor corporal. Si bien estos son síntomas molestos, lo cierto es que son inofensivos para nuestro cuerpo 1.

Pero, ¿qué pasa cuando comemos demasiado ajo o excedemos la dosis de un suplemento? Se ha visto que el consumo excesivo de ajo, especialmente ajo crudo, puede causar una amplia lista de efectos secundarios 2 3. Aquí se incluyen:

  • Irritación / ardor gastrointestinal
  • Acidez
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Diarreas
  • Flatulencias
  • Sangrado (nasal, encías)
  • Quemaduras en la boca
  • Sudoración excesiva
  • Dolor de cabeza
  • Síntomas alérgicos (irritación / hinchazón de la piel, urticaria)

Cabe señalar que la presencia y la intensidad de estos síntomas puede variar dependiendo de la cantidad ingerida, la forma de consumo, la sensibilidad y el estado de salud de cada persona. Muchos de ellos suelen ocurrir cuando se consume demasiado ajo crudo en ayunas (con el estómago vacío).

En caso de uso tópico, el ajo puede causar erupción cutánea y eczema en algunas personas.

Te puede interesar: Tomar Ajo en Ayunas – Beneficioso para la Salud vs No Recomendado

¿Quiénes deben proceder con precaución?

Teniendo en cuenta que el ajo es un vegetal de la familia Allium, rico en compuestos organosulfurados, su uso excesivo como remedio medicinal puede tener consecuencias negativas a pesar de sus excelentes propiedades saludables. Se recomienda proceder con precaución si:

  • Tienes un estómago sensible o padeces alguna condición gastrointestinal (gastritis aguda, reflujo ácido, úlcera, etc.).
  • Tienes un trastorno de la función hepática. Algunos estudios han informado que el consumo excesivo de ajo puede provocar un aumento de la toxicidad en el hígado 4.
  • Tienes un trastorno en la coagulación de la sangre. Los compuestos del ajo tienen acción anticoagulante, de ahí que puedan elevar el riesgo de hemorragia. El riesgo es mayor cuando se consume ajo crudo o si este combina con la medicación.
  • Tomas medicamentos para la diabetes. Combinar medicamentos para la diabetes con altas dosis de ajo puede resultar en niveles de glucosa en sangre demasiado bajos.
  • Tomas medicamentos para la hipertensión o normalmente tienes presión arterial muy baja. Consumir demasiado ajo puede ser contraproducente y causar niveles de presión por debajo del rango normal 5.
  • Estás embarazada o amamantando. Durante el embarazo y la lactancia, las mujeres no deben exceder la cantidad de ajo que normalmente se consume como parte de la dieta.
  • Estás bajo tratamiento médico. Tomar suplementos de ajo o consumir demasiado ajo en los alimentos puede interactuar con diferentes medicamentos.
  • Padeces de pénfigo, una enfermedad autoinmune de la piel. Se sabe que el ajo, la cebolla, el puerro y otros bulbos de la misma familia pueden empeorar los síntomas de esta condición (ampollas / llagas en la piel y membranas mucosas) 6.

Te puede interesar: Ajo en el Embarazo – ¿El Ajo es Bueno o Malo para las Embarazadas?

¿Cuándo no es seguro el ajo?

  • Personas alérgicas al ajo. Las personas con una alergia conocida al ajo deben evitar su consumo, ya sea como condimento, remedio o suplemento; de lo contrario pueden estar en peligro de desarrollar una reacción alérgica severa (anafilaxis).
  • Personas pendientes a una cirugía o que han sido operados recientemente. El ajo puede aumentar el riesgo de hemorragia en ambos casos.
  • Bebés y niños muy pequeños. La administración de altas dosis de ajo en bebés y niños se considera contraproducente.

Interacción del ajo con medicamentos y suplementos

Se ha observado que el ajo puede interactuar con la siguiente lista de medicamentos 7:

  • Acetaminofén / Tylenol (analgésico)
  • Píldoras anticonceptivas
  • Clorzoxazona (relajante muscular)
  • Ciclosporina (inmunosupresor)
  • Teofilina (broncodilatador)
  • Warfarina / Coumadin (anticoagulante)
  • Medicamentos contra el VIH o SIDA
  • Aspirina, Ibuprofeno, Naproxeno, Diclofenaco y otros AINEs (antiinflamatorios no esteroideos)

Así mismo, se advierte que es necesario consultar al médico en caso de estar usando un medicamento para tratar alguna de las siguientes condiciones:

  • Infecciones como el VIH, la malaria o la tuberculosis
  • Ansiedad, depresión
  • Asma, alergias
  • Cáncer
  • Disfunción eréctil
  • Acidez estomacal, enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE)
  • Presión arterial alta, colesterol alto o una afección cardíaca
  • Diabetes
  • Migrañas
  • Psoriasis, artritis reumatoide u otros trastornos autoinmunes
  • Trastorno psiquiátrico
  • Convulsiones

Lectura recomendada: El Ajo como Antibiótico – Hallazgos, Beneficios, Ventajas y Contraindicaciones

También se recomienda evitar la combinación de suplementos de ajo con suplementos herbales de:

  • Clavo
  • Jengibre
  • Ginkgo
  • Castaño de Indias
  • Trébol rojo
  • Cúrcuma
  • Danshen
  • Anamú
  • Garra del diablo
  • Corteza de sauce

¿Cuál es la dosis diaria recomendada de ajo?

Contraindicaciones y efectos secundarios del ajo

No existe una dosis única recomendada. La dosis segura de ajo puede variar dependiendo de varios factores, por ejemplo la edad, el estado de salud, la forma de consumo, entre otros. Sin embargo, aquí te dejamos un resumen de las dosis estándares más comunes según el producto de ajo 8:

  • Ajo crudo fresco. 4 gramos (aproximadamente 1-2 dientes) al día.
  • Ajo negro envejecido. 2-4 dientes al día.
  • Ajo seco en cápsulas. 300 mg, 2-3 veces al días.
  • Extracto estandarizado. 200-400 mg, 3 veces al día.
  • Extracto envejecido. 600-7200 mg al día.

Precauciones y advertencias sobre el uso de suplementos de ajo

  1. Consulta siempre a tu médico antes de tomar cualquier suplemento de ajo, especialmente si tomas medicamentos.
  2. Evita tomar suplementos de ajo si eres alérgico al ajo natural.
  3. Sigue las orientaciones brindadas por el fabricante en la etiqueta del envase. No tomes más de la dosis recomendada.
  4. No uses diferentes suplementos de ajo al mismo tiempo; esto puede aumentar el riesgo de sobredosis.
  5. No tritures ni mastiques las píldoras de ajo con cubierta entérica (recubrimiento especial para proteger las paredes del estómago).
  6. Suspende cualquier suplemento de ajo al menos 2 semanas antes de someterte a una cirugía.

Pensamiento final

El ajo se considera un ingrediente seguro. Su consumo responsable y moderado no ofrece peligro para la salud en la mayoría de los casos. Sin embargo, las grandes cantidades de ajo en la dieta, así como las altas dosis de suplementos de ajo, sí pueden tener consecuencias.

Ante la presencia de síntomas graves, como dificultad para respirar e hinchazón en los labios, la lengua y la garganta, suspende el ajo de inmediato y busca atención médica.

Recuerda que comer ajo crudo en exceso es la principal causa de contraindicaciones y efectos secundarios.

¡Aprende más sobre el ajo y otros bulbos!

(Haz clic en la imagen o el nombre del bulbo para conocerlo en detalle)

Referencias:

  1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17918162
  2. https://www.rxlist.com/cholesterol_levels_slideshow_pictures/article.htm
  3. https://nccih.nih.gov/health/garlic/ataglance.htm
  4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12601669
  5. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3561616/
  6. https://pdfs.semanticscholar.org/069d/4008278d2d5039dc2ca34cf93ba60f35b0d9.pdf
  7. https://www.webmd.com/vitamins/ai/ingredientmono-300/garlic
  8. https://www.aafp.org/afp/2005/0701/p103.html

Publicado por: Luis F. Leyva. Última revisión: octubre 9, 2019.

¿Te ha sido de ayuda este artículo?

» Para compartir esta página en las redes sociales, haz clic en alguno de los botones que verás a continuación. ¡Muchas gracias!