Saltar al contenido
TUBÉRCULOS

Beneficios del ajo

¿Quién no ha escuchado sobre los beneficios del ajo? Este bulbo picante no solo es un rey en la cocina, también es un ingrediente excepcional dentro de la medicina tradicional alternativa. Al igual que otros vegetales de la familia Allium, el ajo es rico en compuestos muy especiales, a los que se les atribuyen excelentes propiedades curativas y saludables.

Sigue leyendo a continuación para conocer los beneficios más estudiados del ajo, a qué se deben sus propiedades, qué dice la evidencia científica y cuál es la mejor manera de aprovecharlo, entre otros detalles.

Beneficios y propiedades del humilde ajo: ¿para qué sirve?

Aunque a muchos no les agrade el sabor picante y el aliento fuerte después de comer ajo, ambas características están estrechamente vinculadas con su poder saludable. El ajo, y otros parientes cercanos como la cebolla, el puerro, el cebollín y las chalotas, deben su olor y ese increíble sabor pungente a la presencia de numerosos compuestos de azufre, incluyendo tiosulfinatos, sulfóxidos, sulfuros, polisulfuros de dialilo, vinilditiinas, ajoenos, péptidos y aminoácidos.

La evidencia científica sugiere que estos compuestos organosulfurados tienen la capacidad de reaccionar positivamente en nuestro organismo y jugar un papel importante en la prevención de varias enfermedades, desde las infecciones y los procesos inflamatorios hasta la diabetes y el cáncer 1 2.

Gracias a su contenido de azufre, antioxidantes, vitaminas y minerales esenciales, al ajo se le han atribuido las siguientes propiedades:

  • Anticancerígenas
  • Antioxidantes
  • Antiinflamatorias
  • Antibacterianas y antifúngicas
  • Digestivas
  • Inmunoprotectoras
  • Antidiabéticas
  • Anticoagulantes

El ajo crudo y su arma secreta: la alicina

Uno de los compuestos más importantes del ajo es la alicina, la cual se forma a partir de la aliina una vez que el ajo ha sido cortado o machacado 3. La gran mayoría de los estudios e investigaciones sobre el poder medicinal del ajo coinciden en que, precisamente la alicina, es su compuesto activo por excelencia y que a ella se deben los beneficios saludables más relevantes 4.

Cuando cortamos o trituramos el ajo, la aliina entra en contacto con la enzima alinasa y esto causa la formación de la alicina. La alicina no solo es la principal responsable del olor acre del ajo, sino también de sus beneficios saludables.

Tras analizar diferentes publicaciones, estudios, testimonios y hallazgos, aquí te dejamos un resumen con 15 beneficios comprobados del ajo 5 6:

1. Ayuda a prevenir las enfermedades del corazón

Según estadísticas, la enfermedad cardíaca es una de las principales causas de muerte hoy en día 7. Cada vez son más las investigaciones que aconsejan consumir el ajo de forma regular para prevenir y combatir diferentes enfermedades cardiovasculares y metabólicas, incluyendo la aterosclerosis, la hiperlipidemia, la trombosis, la hipertensión y la diabetes. Se ha observado que gracias a su efecto antioxidante y antiinflamatorio, el ajo previene y ayuda a frenar el avance de dichas condiciones 8.

Probablemente el beneficio más importante en este sentido sea su capacidad para revertir la enfermedad cardíaca temprana al eliminar la acumulación de placa en las arterias. Un estudio realizado en el año 2016 encontró que el extracto de ajo envejecido ayudaba a reducir la acumulación de placa en las arterias coronarias de manera efectiva 9.

2. Ayuda a prevenir y frenar el cáncer

Se cree que los vegetales Allium, especialmente el ajo y la cebolla, pueden influir en cada una de las etapas de formación del cáncer y afectar muchos de los procesos biológicos que modifican el riesgo de desarrollarlo 10.

Según declaraciones del NIH National Cancer Institute, “varios estudios muestran una asociación entre el aumento del consumo de ajo y la prevención de ciertos tipos de cáncer, como el cáncer de estómago, de colon, esófago, páncreas y de mama”. Al parecer, el efecto anticancerígeno del ajo puede deberse a sus propiedades antibacterianas y su capacidad para bloquear la formación de sustancias cancerígenas, mejorar la reparación del ADN y reducir la proliferación celular.

Su uso también ha mostrado resultados prometedores en el tratamiento del cáncer. Algunos experimentos in vitro han observado que la aplicación de compuestos del ajo (DATS, DADS, ajoeno, S-alilmercaptocisteína-SAMC) sirve para inducir el bloqueo del ciclo celular y la apoptosis (muerte celular programada) de células cancerosas. Por otro lado, se ha informado que administrar extracto líquido de ajo y S-alilcisteína (SAC) por vía oral aumenta la muerte de células cancerosas en animales con cáncer oral 11.

3. Regula los niveles de presión arterial alta

Varias investigaciones han demostrado que el ajo puede ayudar a controlar la presión arterial alta. Un estudio realizado en personas bajo tratamiento médico para la hipertensión no controlada encontró que la administración de extracto de ajo envejecido como tratamiento complementario (960 miligramos al día durante 3 meses), era capaz de disminuir la presión sanguínea en un promedio de 10 puntos 12.

Otro estudio publicado en 2014 encontró que el ajo tiene “el potencial de reducir la presión arterial en individuos hipertensos de manera similar a la medicación estándar” 13.

4. Combate la gripe, los resfriados y otras infecciones comunes

Varias investigaciones han demostrado que el ajo, específicamente algunos de sus compuestos (alicina, ajoeno), es muy eficaz para combatir los microorganismos responsables de infecciones como la gripe y el resfriado. En un estudio se observó que las personas que tomaron suplementos de ajo durante el invierno (entre noviembre y febrero) fueron menos propensas a contagiarse con el resfriado, y en caso de contagio, presentaron síntomas más leves y lograron recuperarse más rápido 14. Las personas que no tomaron el suplemento de ajo (grupo placebo) presentaron una mayor tasa de contagio, pudiendo sufrir más de un resfriado durante el período de tratamiento.

También se sabe que la alicina y el ajoeno exhiben fuertes propiedades antibacterianas, antifúngicas y antivirales, de ahí que ayuden a combatir otras infecciones comunes, como el virus del herpes simplex y el virus del papiloma humano (verrugas) 15.

5. Ofrece protección natural contra el Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es una forma de demencia que priva a la persona de su capacidad para pensar con claridad, realizar tareas cotidianas, e incluso recordar quién es. Los científicos han informado que el consumo diario de ajo puede ser muy beneficioso para prevenir esta enfermedad. Su contenido de antioxidantes ayuda a activar los mecanismos que nos protegen contra el daño oxidativo en el cerebro, una causa importante que conduce al desarrollo de estas enfermedades cognitivas.

Un estudio publicado en el Journal of Neurochemistry encontró “propiedades neuroprotectoras” en el extracto de ajo envejecido y su compuesto activo S-alil-L-cisteína (SAC) 16. A partir de este hallazgo, los investigadores concluyeron que el extracto de ajo envejecido se puede utilizar en el desarrollo de fármacos que ayuden a tratar la demencia y el Alzheimer en el futuro.

Propiedades saludables del ajo

6. Ayuda a controlar la diabetes

El ajo es un excelente aliado para las personas con diabetes. Sus compuestos activos no solo tienen un efecto regulador sobre los niveles de azúcar en la sangre, sino que también ayudan a prevenir muchas de las complicaciones diabéticas 17 18.

7. Protege la salud ósea

Se ha observado que el disulfuro de dialilo, un compuesto presente en el ajo, ayuda a suprimir las enzimas que degradan la matriz y conducen al daño óseo. Existe cierta evidencia de que la suplementación con ajo reduce el riesgo de osteoartritis durante la menopausia 19.

8. Fortalece el sistema inmune

Varias investigaciones han descubierto que el consumo de ajo ayuda a elevar el número de células inmunes en el cuerpo y por tanto, nuestra inmunidad 20. Así mismo, se sabe que el ajo contiene fito-nutrientes y antioxidantes que son esenciales para la eliminación de toxinas y radicales libres, de ahí que nos ayude a evitar enfermedades y mutaciones en el ADN.

9. Combate las infecciones por hongos

Los aceites del ajo fresco son altamente efectivos contra las infecciones fúngicas, especialmente si son causadas por el hongo Candida 21 22. De hecho, el ajo ha sido utilizado tradicionalmente como remedio natural para tratar las infecciones vaginales por hongos, los hongos en las uñas y la tiña corporal.

10. Ayuda a perder peso (adelgazar)

Se ha informado que mantener un consumo regular de ajo inhibe la expresión de los tejidos adipogénicos, aumenta la termogénesis y reduce los niveles de colesterol malo en el organismo. Los investigadores han indicado que todo esto favorece una mayor quema de grasas, una mejor asimilación de los nutrientes y por tanto, una pérdida de peso más eficiente 23.

11. Sirve como remedio para las infecciones de oído

Las propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas del ajo lo convierten en uno de los remedios caseros más populares para tratar la infección de oído. Por lo general, esto consiste en preparar aceite de ajo para aplicarlo en forma de gotas dentro del oído. Nota: no se recomienda hacer esto sin la aprobación de un médico.

12. Ayuda a combatir el acné

Este beneficio se debe a sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antimicrobianas. Dado que el acné es causado por la acumulación excesiva de toxinas, la obstrucción de los poros y la presencia de gérmenes debajo de la piel, el ajo puede usarse tratamiento natural para combatir sus síntomas y mejorar la apariencia de la piel 24.

13. Ayuda a eliminar los parásitos intestinales

La alicina y el ajoeno presentes en el ajo tienen fuertes propiedades antiparasitarias que ayudan a matar parásitos como la ameba, los oxiuros y los anquilostomas 25. Casi siempre se prepara un jarabe de ajo finamente picado con miel para beber 1-2 cucharadas en ayunas.

Te puede interesar: Ajo con Miel – Beneficios, Receta, Dosis y Preguntas Frecuentes

14. Ofrece alivio para las hemorroides

Gracias a sus propiedades antinflamatorias y antibióticas, el ajo es considerado como uno de los mejores remedios caseros para reducir el dolor y la inflamación de las hemorroides. Tomar ajo todos los días (crudo, en cápsulas) ayuda a fortalecer la vascularización intestinal, alivia el dolor, la incomodidad, y disminuye la frecuencia de exacerbación de los síntomas 26.

15. Ayuda a combatir algunos casos de gastritis

Se dice que al menos el 50% de la población mundial tiene H. pylori en su tracto digestivo, una cepa bacteriana que causa la gran mayoría de los casos de gastritis. Se ha reconocido que consumir ajo crudo en ayunas puede ser una forma natural y efectiva de calmar la inflamación en las paredes estomacales al eliminar esta bacteria 27.

Te puede interesar:

Formas de consumo: ¿cómo aprovechar el ajo al máximo?

Muchas personas usan el ajo a diario, pero lamentablemente no están aprovechando sus beneficios al máximo. Y digo esto porque no es un secreto que la gran mayoría de nosotros prefiere comer el ajo cocido, no crudo.

Aunque también se pueden obtener beneficios cuando consumimos el ajo como ingrediente en una comida, lo cierto es que comerlo crudo es la mejor forma de aprovechar sus propiedades saludables y curativas.

Se ha observado que el proceso de cocción del ajo puede afectar su contenido de vitaminas (B, C), minerales (manganeso, calcio) y enzimas precursoras de la alicina.

Un paso fundamental para maximizar las bondades del ajo crudo consiste en dejarlo reposar. Cortar los dientes de ajo finamente y dejarlos reposar 10 minutos antes de usar es todo lo que necesitas para obtener el mayor contenido de alicina.

Ideas para incluir ajo crudo en las comidas

  • Pica finamente un diente de ajo y mezclarlo en tus aderezos.
  • Esparce pequeños trocitos de ajo fresco en ensaladas, pastas, sopas y cremas.
  • Pica rebanadas finas de ajo y dejarlas infusionar en aceite de oliva para luego untarlo sobre el pan.

Ideas para tomar ajo crudo como remedio

  • Pica el ajo crudo en rebanadas para tomar con agua en ayunas como si se tratara de una pastilla (sin masticar).
  • Prepara un tónico de ajo y vinagre. Coloca varios dientes de ajo fresco picado en un recipiente de cristal, cubre con vinagre de manzana, agrega 1 cucharadita de miel y mezcla todo bien. Cubre el frasco y deja reposar en un lugar oscuro al menos una semana, agitando diariamente. Pasado ese tiempo, cuela la mezcla para retirar el ajo y ya tendrás un tónico para fortalecer tus defensas durante la temporada de resfriados y gripe. Se recomienda tomar 1 cucharada en ayunas.
  • Haz un jarabe de ajo con miel. Combina varios dientes de ajo picado con 1 taza de miel de abejas pura; deja reposar 1-2 días en un recipiente de cristal con tapa y toma 1 cucharada 2 veces al día para aliviar la tos, el dolor de garganta y la congestión.

Recomendado: Tomar Ajo en Ayunas – Beneficioso para la Salud vs No Recomendado

Obtener mayores beneficios del ajo

5 Consejos útiles para aprovechar los beneficios saludables del ajo

  1. Siempre usa un ajo picado, triturado o aplastado, que haya reposado durante 8-10 minutos como mínimo. Recuerda que esto desencadena la reacción enzimática que crea la alicina, su principal compuesto saludable. Se sabe que el calor inhibe dicha reacción.
  2. En caso de cocinar el ajo, evita someterlo a temperaturas por encima de los 60°C o 140°F. Las temperaturas más altas pueden afectar el contenido de alicina, por tanto es mejor que lo agregues a tus recetas una vez que la cocción haya terminado.
  3. Mientras más fresco es el ajo, mayor es su concentración de nutrientes y compuestos activos. A la hora de comprar, elige bulbos regordetes con piel apretada, que no luzca muy seca, mohosa o deshilachada. Evita también el ajo cuyos dientes ya hayan brotado.
  4. Asegúrate de almacenar el ajo en un sitio oscuro y bien ventilado. Esto evita que desarrolle moho o brote muy rápido.
  5. El olor a ajo puede permanecer en el aliento 1-2 días después de comerlo. Se dice que mezclarlo con leche o masticar unas hojas de menta fresca, así como comer manzana y lechuga fresca, puede ayudar a neutralizar los compuestos de azufre responsables de este efecto.

Te puede interesar:

¿Comer ajo crudo tiene contraindicaciones / efectos adversos?

La advertencia más importante a tener en cuenta sobre el consumo de ajo crudo es moderar la cantidad. No es necesario mantener un consumo exagerado de ajo crudo para ver sus beneficios.

Comerlo de manera excesiva puede causar varios efectos secundarios, incluyendo:

  • malestar estomacal
  • ardor
  • hinchazón
  • flatulencias
  • diarreas
  • mal aliento
  • olor corporal

Algunas personas también experimentan picazón en la piel y otros síntomas de alergia. Las personas con una alergia conocida al ajo, u otro vegetal de la familia Allium, deben ser muy precavidos con su consumo, ya sea como remedio o como parte de la comida.

De forma general, el consumo diario de ajo crudo no se recomienda en:

  • Personas con un sistema digestivo sensible
  • Personas bajo tratamiento con anticoagulantes
  • Mujeres en el embarazo y la lactancia

Se recomienda:

  • Empezar con dosis pequeñas para comprobar cómo reacciona tu cuerpo.
  • Consultar al médico antes de tomar ajo crudo con fines medicinales, especialmente si padeces una condición de salud o estás bajo tratamiento médico.

Sigue leyendo sobre este tema en:

¡Aprende más sobre el ajo y otros bulbos!

(Haz clic en la imagen o el nombre del bulbo para conocerlo en detalle)

Referencias:

  1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11896744
  2. https://www.sciencedirect.com/topics/agricultural-and-biological-sciences/organosulfur-compounds
  3. https://www.sciencedirect.com/topics/neuroscience/allicin
  4. https://www.sciencedaily.com/releases/2009/01/090130154901.htm
  5. https://www.webmd.com/vitamins/ai/ingredientmono-300/garlic
  6. https://health.clevelandclinic.org/6-surprising-ways-garlic-boosts-your-health/
  7. https://www.cdc.gov/nchs/fastats/leading-causes-of-death.htm
  8. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC139960/
  9. https://academic.oup.com/jn/article/146/2/427S/4584725
  10. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4366009/
  11. https://lpi.oregonstate.edu/mic/food-beverages/garlic#biological-activities-cancer-prevention
  12. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20594781
  13. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4266250/
  14. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11697022
  15. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1470664
  16. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21166677
  17. https://www.researchgate.net/publication/255652980_Antidiabetic_and_hypolipidaemic_properties_of_garlic_Allium_sativum_in_streptozotocin-induced_diabetic_rats
  18. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16320801
  19. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21143861
  20. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3746674/
  21. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC538912/
  22. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3208935/
  23. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21918057
  24. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4211483/
  25. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10594976
  26. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10594976
  27. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8739190/

Publicado por: Luis F. Leyva. Última revisión: octubre 10, 2019.

¿Te ha sido de ayuda este artículo?

» Para compartir esta página en las redes sociales, haz clic en alguno de los botones que verás a continuación. ¡Muchas gracias!